sábado, 31 de diciembre de 2011

Doce Campanadas

Para el nuevo año, doce frases como doce campanadas:

  1. Agradece el pasado como don de Dios.
  2. Vive el presente con esperanzas y creatividad.
  3. Di "sí" al paso de Dios por tu vida.
  4. Confía, Dios te encomienda cosas grandes.
  5. Valora lo pequeño, llegarás a lo grande.
  6. Mira a la vida con sencillez y amor.
  7. Ten buen humor, pase lo que pase.
  8. Perdona y pide perdón.
  9. Haz algo por el otro y serás feliz.
  10. Atento, Dios te habla cada día.
  11. Dios cuenta contigo.
  12. Ama la vida, ama al mundo, ama a Dios.



Oración de nochevieja de un creyente desconcertado


Señor: 
antes de entrar en el bullicio y 
aturdimiento del fin de año,
quiero esta tarde encontrarme contigo 
despacio y con calma.
Son pocas las veces que lo hago.
Tú sabes que ya no acierto a rezar.
He olvidado aquellas oraciones 
que me enseñaron de niño
y no he aprendido a hablar contigo 
de otra manera más viva y concreta.

Señor, en realidad, ya no sé muy bien si creo en ti.
Han pasado tantas cosas estos años.
Ha cambiado tanto la vida y he envejecido tanto por dentro...
Yo quisiera sentirte más vivo y más cercano.
Me ayudaría a creer. Pero me resulta todo tan difícil...
Y, sin embargo, Señor, yo te necesito.
A veces me siento muy mal dentro de mí.

Van pasando los años y siento el desgaste de la vida.
Por fuera todo parece funcionar bien: el trabajo, la familia, los hijos...
Cualquiera me envidiaría. Pero yo no me siento bien.
Ya ha pasado un año más. Esta noche comenzaremos un año nuevo,
pero yo sé que todo seguirá igual. Los mismos problemas,
las mismas preocupaciones, los mismos trabajos...
Y así ¿hasta cuándo?

¡Cuánto desearía poder renovar mi vida desde dentro!

Encontrar en mí una alegría nueva, una fuerza diferente para vivir cada día.
Cambiar, ser mejor conmigo mismo y con todos.
Pero la existencia me dice que no puedo esperar grandes cambios.
Estoy demasiado acostumbrado a un estilo de vida.
Ni yo mismo creo demasiado en mi transformación.

Por otra parte, tú sabes que me dejo arrastrar por la agitación de cada día.
Tal vez por eso no me encuentro casi nunca contigo.
Tú estás conmigo y yo ando perdido en mil cosas.
Si al menos te sintiera como mi mejor amigo...
A veces pienso que eso lo cambiaría todo.

¡Qué alegría si yo tuviera ese especie de temor que no sé de dónde brota,
pero que me distancia tanto de ti...
Señor, graba bien en mi corazón que tú hacia mí
sólo pueden sentir amor y ternura.
Recuérdame desde dentro que tú me aceptas tal como soy,
con mi mediocridad y mi pecado,
y que me quieres incluso aunque no cambie.

Señor, se me va pasando la vida, y a veces pienso que mi gran pecado
es no terminar de creer en ti y en tu amor.
Por eso, esta noche no te pido cosas. Sólo que despiertes mi fe,
lo suficiente para creer que tú estás siempre cerca y me acompañas.
Que a lo largo de este año nuevo no me aleje mucho de ti.
Que sepa encontrarte en mis sufrimientos y mis alegrías.
Entonces tal vez cambiaré. Será un año nuevo.
Por José Antonio Pagola
Texto publicado en la revista Misión Joven, nº 383 y en http://www.entrayveras.org

viernes, 30 de diciembre de 2011

Fiesta de la Sagrada Familia

"... Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia, 
delante de Dios y de los hombres." Lc 2, 52
La familia es el núcleo primordial en el que crecemos y nos vamos desarrollando como personas. Lo que aprendemos en casa nos estructura interiormente para afrontar los retos que nos plantea la vida. Lo que no se aprende en el seno del hogar es muy difícil que luego se adquiera en el camino de la vida. Los primeros años de nuestro desarrollo son fundamentales y tal vez a veces lo olvidamos.
Es muy poco lo que los Evangelistas nos cuentan sobre la vida familiar de Jesús, José y María; sin embrago, por lo poco que se sabe, ellos tres constituyeron un hogar lleno de amor y cariño en el que se fue formando el corazón del niño Jesús. Y, a juzgar por los resultados, ciertamente, tenemos que reconocer que debió ser una vida familiar que le permitió al Niño crecer hasta la plenitud de sus capacidades: “Y el niño crecía y se hacía más fuerte, estaba lleno de sabiduría y gozaba del favor de Dios”.
Que nuestros niños crezcan también fuertes y llenos de sabiduría, gozando del favor de Dios, de tal manera que no tengan que rezar a Dios con las palabras que circulan en Internet:
:
"Señor, tú que eres bueno y proteges a todos los niños de la tierra,
quiero pedirte un gran favor: transfórmame en un televisor.
Para que mis padres me cuiden como lo cuidan a él,
para que me miren con el mismo interés
con que mi mamá mira su telenovela preferida o papá el telediario.
Quiero hablar como algunos animadores que cuando lo hacen,
toda la familia calla para escucharlos con atención y sin interrumpirlos.
Quiero sentir sobre mí la preocupación que tienen mis padres
cuando el televisor se rompe y rápidamente llaman al técnico.
Quiero ser televisor para ser el mejor amigo de mis padres y su héroe favorito.
Señor, por favor, déjame ser televisor aunque sea por un día".

jueves, 29 de diciembre de 2011

Preguntas sobre la Navidad

para quien busca en primera persona...


¿Se puede afirmar con toda seguridad que Jesús ha existido realmente?¿Cuándo nació Jesús? 
¿Se puede saber la fecha exacta de su nacimiento?
¿por qué celebramos su nacimiento el 25 de diciembre? 
¿No nació Jesús a las doce de la Nochebuena?


miércoles, 28 de diciembre de 2011

A todos los niños del mundo

28 de diciembre, la fiesta de los niños que murieron injustamente...
Hoy siguen muriendo miles de niños inocentes...
niños que mueren de hambre, de frío...
los que no pueden nacer...
todos los niños maltratados...
todos los niños inocentes...
YO CANTO PARA QUE ME DEJEN VIVIR...

martes, 27 de diciembre de 2011

Magníficas ilustraciones del dibujante José Luís Cortés de Jesús, El Niño


Texto en la imagen:

No sabemos cuánto pesó el niño al nacer, ni si nació de cabeza, de pies o de nalgas (con perdón). Pero sabemos que nació bien, sano y fuerte, y que a los pastores les pareció una preciosidad. No digamos a su madre o a su putativo padre. Y, hasta que llegaron los teólogos, el portal fue una fiesta. Felices fiestas natalicias a todos, y que cada día nos nazca algo nuevo, limpio y gozoso de dentro de nuestras entrañas".


Navidad (Más allá) ,Gloria Estefan


Cuando das sin esperar, cuando quieres de verdad, cuando brindas perdón en lugar de rencor hay paz en tu corazón.
Cuando sientes compasión del amigo y su dolor, cuando miras la estrella que oculta la niebla hay paz en tu corazón.
Más allá del rencor de las lágrimas y el dolor brilla la luz del amor dentro de cada corazón.
Ilusión, Navidad, pon tus sueños a volar, siembra paz, brinda amor que el mundo entero pide más.
Cuando brota una oración, cuando aceptas el error, cuando encuentras lugar para la libertad hay una sonrisa más.
Cuando llega la razón y se va la incomprensión, cuando quieres luchar por un ideal hay una sonrisa más.
Hay un rayo de sol a través del cristal, hay un mundo mejor cuando aprendes a amar.
Más allá del rencor de las lágrimas y el dolor brilla la luz del amor dentro de cada corazón.
Cuando alejas el temor y prodigas tu amistad, cuando a un mismo cantar has unido tu voz hay paz en tu corazón.
Cuando buscas con ardor y descubres tu verdad, cuando quieres forjar un mañana mejor hay paz en tu corazón.
Más allá del rencor de las lágrimas y el dolor brilla la luz del amor dentro de cada corazón.
Ilusión, Navidad, pon tus sueños a volar, siembra paz, brinda amor que el mundo entero pide más

Taizé: 30.000 jóvenes se reunirán en Berlín del 28 de diciembre al 1 de enero


El encuentro europeo de jóvenes, animado cada año por la Comunidad de Taizé, tendrá lugar por primera vez en Berlín del 28 de diciembre de 2011 al 1 de enero de 2012. Alrededor de 30.000 jóvenes de todos los continentes se encontrarán en esta nueva etapa de la “Peregrinación de confianza a través de la tierra”.

Tras los encuentros en Bruselas, Poznan y Róterdam, la 34ª edición del encuentro europeo responde a la invitación que las iglesias, católica y protestante, y del gobierno de la ciudad de Berlín.
Durante cinco días, la capital alemana será una plataforma europea de la juventud y símbolo de una Europa unida. En efecto, el encuentro de Berlín se desarrolla en un momento en el que Europa expresa la necesidad de un nuevo impulso y en el que muchos se interrogan sobre los fundamentos y los límites de la solidaridad europea. En Berlín, el hermano Alois, prior de Taizé, realizará una llamada  a los jóvenes para, al mismo tiempo, acercarse a las fuentes de la fe y buscar cómo superar la dispersión y las divisiones en la iglesia y en las sociedades actuales.

Dentro del marco de un proyecto de ayuda humanitaria con Corea del Norte organizado por la Comunidad de Taizé, los jóvenes están invitados a llevar a Berlín material médico de primera necesidad y medicamentos, que serán enviados tras el encuentro a diversos hospitales y dispensarios de las regiones rurales del país.

Pincha sobre el título para leerla

lunes, 26 de diciembre de 2011

Dos Bebés en un Pesebre


Hace algunos años, unos jóvenes misioneros visitaron un hogar en el que vivían cien niños y niñas que habían sido abandonados y dejados en manos del Estado. De allí surgió esta historia relatada por los mismos visitantes:
Se acercaba la época de las fiestas y los niños del orfanato iban a escuchar por primera vez la historia tradicional de la Navidad. Les contamos acerca de María y José llegando a Belén, de cómo no encontraron lugar en las posadas, por lo que debieron ir a un establo, donde finalmente el niño Jesús nació y fue puesto en un pesebre.
 A lo largo de la historia, los niños y los empleados del orfanato no podían contener su asombro. Algunos estaban sentados al borde de la silla tratando de captar cada palabra. Una vez terminada la historia, les dimos a los niños tres pequeños trozos de cartón para que hicieran un tosco pesebre. A cada niño se le dio un cuadrado de papel cortado de unas servilletas amarillas que yo había llevado conmigo. En  el poblado no se podía encontrar un solo pedazo de papel de colores.
 Siguiendo las instrucciones, los chicos cortaron y doblaron el papel cuidadosamente colocando las tiras como paja.
 Unos pequeños trozos de franela, cortados de un viejo camisón que una señora había olvidado, fueron usados para hacerle la manta al bebé. De un fieltro marrón que trajimos de nuestro país de origen, cortaron la figura de un bebé.
 Mientras los huérfanos estaban atareados armando sus pesebres, yo caminaba entre ellos para ver si necesitaban alguna ayuda. Todo fue bien hasta que llegué donde el pequeño Misha estaba sentado. Parecía tener unos seis años y había terminado su trabajo. Cuando miré el pesebre quedé sorprendido al no ver un solo niño dentro de él, sino dos. Ante mi sorpresa le pregunté por qué había dos bebés en el pesebre. Misha cruzó sus brazos y observando la escena del pesebre comenzó a repetir la historia muy seriamente y al detalle hasta que llegó la parte donde María pone al bebé en el pesebre. Allí Misha empezó a inventar su propio final para la historia, dijo: "Y cuando María dejó al bebé en el pesebre, Jesús me miró y me preguntó si yo tenía un lugar para estar. Yo le dije que no tenía mamá ni papá y que no tenía un lugar para estar. Entonces Jesús me dijo que yo podía estar allí con El. Le dije que no podía, porque no tenía un regalo para darle. Pero yo quería quedarme con Jesús, por eso pensé qué cosa tenía que pudiese darle a Él como regalo; se me ocurrió que un buen regalo podría ser darle calor. Por eso le pregunté a Jesús: Si te doy calor, ¿ese sería un buen regalo para ti? Y Jesús me dijo: Si me das calor, ese sería el mejor regalo que jamás haya recibido. Por eso me metí dentro del pesebre y Jesús me miró y me dijo que podía quedarme allí para siempre."
 Cuando el pequeño Misha terminó su historia, sus ojitos brillaban llenos de lágrimas empapando sus mejillas; se tapó la cara, agacho la cabeza sobre la mesa y sus hombros comenzaron a sacudirse en un llanto profundo. El pequeño huérfano había encontrado a alguien que jamás lo abandonaría ni abusaría de él. ¡Alguien que estaría con él para siempre!
Anónimo

No son las cosas que tienes lo que cuenta en la vida, sino quienes tienes , 
lo que verdaderamente importa.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Domingo 25 de Diciembre: Natividad del Señor


Evangelio según san Juan (1,1-18):

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.”» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
EN UN PESEBRE

Según el relato de Lucas, es el mensaje del Ángel a los pastores el que nos ofrece las claves para leer desde la fe el misterio que se encierra en un niño nacido en extrañas circunstancias en las afueras de Belén.
Es de noche. Una claridad desconocida ilumina las tinieblas que cubren Belén. La luz no desciende sobre el lugar donde se encuentra el niño, sino que envuelve a los pastores que escuchan el mensaje. El niño queda oculto en la oscuridad, en un lugar desconocido. Es necesario hacer un esfuerzo para descubrirlo.
Estas son las primeras palabras que hemos de escuchar:  «No tengáis miedo. Os traigo la Buena Noticia: la alegría grande para todo el pueblo». Es algo muy grande lo que ha sucedido. Todos tenemos motivo para alegrarnos. Ese niño no es de María y José. Nos ha nacido a todos. No es solo de unos privilegiados. Es para toda la gente.
Los cristianos no hemos de acaparar estas fiestas. Jesús es de quienes lo siguen con fe y de quienes lo han olvidado, de quienes confían en Dios y de los que dudan de todo. Nadie está solo frente a sus miedos. Nadie está solo en su soledad. Hay Alguien que piensa en nosotros.
Así lo proclama el mensajero:  «Hoy os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor». No es el hijo del emperador Augusto, dominador del mundo, celebrado como salvador y portador de la paz gracias al poder de sus legiones. El nacimiento de un poderoso no es buena noticia en un mundo donde los débiles son víctima de toda clase de abusos.
Este niño nace en un pueblo sometido al Imperio. No tiene ciudadanía romana. Nadie espera en Roma su nacimiento. Pero es el Salvador que necesitamos. No estará al servicio de ningún César. No trabajará para ningún imperio. Solo buscará el reino de Dios y su justicia. Vivirá para hacer la vida más humana... 



sábado, 24 de diciembre de 2011

Canción de Navidad

¿Cómo es nuestra navidad? 
¿Cómo es la Navidad de los otros... los alejados... los parados... los pobres... los...?

Feliz Navidad


¡Feliz Navidad en esta noche santa!


Feliz Navidad a todos los que hemos escuchado la buena noticia de Dios-con-nosotros.
¡Un niño se nos ha dado!. Un signo de lo alto…
En esta noche santa, un luz nos brilla en medio de la oscuridad. ¡Dios ha tomado partido por el hombre! ¡Dios ha estado grande con nosotros y nos no ha abandonado a nuestra suerte!.
¡Feliz Navidad! ¡Feliz Navidad a todos los que hemos visto salir su estrella en medio de tantas luces de colores y hemos ido tras ella! ¡Feliz Navidad a los que nos hemos dejado embaucar por el consumismo salvaje y la felicidad envuelta en papel de celofán!
¡Feliz Navidad a los que apuestan por un futuro más pleno, por un mañana mejor!.
¡Feliz Navidad a cuantos anhelan un mundo nuevo y se empeñan en hacerlo realidad!.
¡Feliz Navidad a todos los que creen en el hombre con mayúsculas y hacen de su vida un canto de entrega a los demás!.
¡Feliz Navidad a los que, como Dios, se solidarizan con los hombres… sin especular con tantos por ciento de su producto interior bruto!.
¡Feliz Navidad a ti, que en medio del dolor has encontrado la mano cálida del Dios-con-nosotros!.
¡Feliz Navidad a ti, que vives desde lo positivo, desde el optimismo, desde la esperanza contagiosa!.
¡Feliz Navidad a ti, que crees en la utopía y vives la vida como una buena noticia para los demás!.
¡Feliz Navidad a ti, si no te conformas con arrastrar la vida y eres protagonista de tus días!.
¡Feliz Navidad a los que buscan con sinceridad el sentidos de sus vidas, tantas veces negado por los días maltratados!.
¡Feliz Navidad a todos los que se encuentran solos y necesitan una mano amiga!.
¡Feliz Navidad a los que sufren el dolor y al enfermedad, a  los que viven en medio de bombas, muerte y destrucción!.
¡Feliz Navidad a los encarcelados, a los hijos de la calle, a los últimos, a los que a nadie importan! ¡Vuestro es el futuro que Dios está gestando en nuestra historia!.
¡Feliz Navidad a todos mis hermanos, creyentes en Jesús de Nazareth, empeñados en seguir las huellas del Maestro desde la coherencia, la autenticidad, la entrega sin reservas!.

¡Feliz Navidad en esta noche santa!
¡Feliz Navidad!

Recibir


jueves, 22 de diciembre de 2011

Vamos, ponte en camino...


En Adviento que es tiempo de espera, de escucha y de ponernos en camino a toda prisa para alcanzar a Quién ya nos alcanzó, estamos llamados a ponernos en oración y dejarnos empapar por lo que el Espíritu de Dios dice cada día a quien se pone a su alcance. Con María lo aprendemos:

Magníficat para el siglo XXI

Proclama mi alma la grandeza del Señor
se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador,
mi Padre, mi Todo.
porque ha mirado la humildad y obediencia
de su hija, su criatura.
Desde que acepté su palabra,
me felicitan todas las generaciones
- antiguas y venideras-
porque he dejado que Él, que todo lo puede,
haga obras grandes a través de mí;
su nombre es santo
y su misericordia llega a los que le son fieles
y, a través de ellos, a los que no le conocen,
así, día tras día,
de generación en generación,
su amor se expande de corazón en corazón.
El Señor es fuerte:
confunde y desconcierta a los engreídos,
deja caer a los que ostentan el poder,
sostiene y pone como ejemplo a los humildes,
a los que tienen hambre de pan y amor los sacia
y a los que acaparan y no comparten
los despide vacíos.
Auxilia al mundo, su hijo pródigo,
porque no olvida la promesa de misericordia
hecha a Abraham, a los Apóstoles
y a las mujeres y hombres creyentes
de todos los tiempos.

Reconciliación


miércoles, 21 de diciembre de 2011

¡FELIZ NAVIDAD!

SIGAMOS HACIENDO REALIDAD EL AMOR A NUESTRO ALREDEDOR Y 
CONSTRUYAMOS UN MUNDO MEJOR, SIN DISTINCIÓN DE RAZAS NI POSICIÓN SOCIAL ... DIOS SE HACE HUMANIDAD PARA TODOS, TAMBIÉN PARA TI 
(...ESCUCHA TU NOMBRE EN EL FONDO DE TU CORAZÓN...).


Las fotos de la fiesta de ayer...
Pincha aquí para ver todas las fotos

Yo te saludo, María


Yo te saludo, María,
porque el Señor está contigo:
en tu casa, en tu calle, en tu pueblo,
en tu abrazo, en tu seno.
Yo te saludo, María,
porque te turbaste
–¿quién no lo haría ante tal noticia?–
mas enseguida recobraste paz y ánimo
y creíste a un enviado cualquiera.

Yo te saludo, María,
porque preguntaste lo que no entendías
–aunque fuera mensaje divino–
y no diste un sí ingenuo ni un sí ciego,
sino que tuviste diálogo y palabra propia.

Yo te saludo, María,
porque concebiste y diste a luz
un hijo, Jesús, la vida;
y nos enseñaste cuánta vida
hay que gestar y cuidar
si queremos hacer a Dios presente en esta tierra.

Yo te saludo, María,
porque te dejaste guiar por el Espíritu
y permaneciste a su sombra,
tanto en tormenta como en bonanza,
dejando a Dios ser Dios
y no renunciando a ser tú misma.

Yo te saludo, María,
porque abriste nuevos horizontes
a nuestras vidas,
fuiste a cuidar a tu prima,
compartiste la buena noticia,
y no te hiciste antojadiza.


Yo te saludo, María.
¡Hermana peregrina de los pobres de Yahvé,
camina con nosotros,
llévanos junto a los otros
y mantén viva nuestra fe!

Cuarta semana de Adviento

Nos aproximamos a la Navidad y ...

Desde nuestro barco oteamos la figura de María y José en una isla, esa isla somos cada uno de nosotros. Dios ha llegado a nosotros, y lo ha hecho de la forma más sencilla...haciéndose niño, un indefenso niño pequeño que nos transmite ternura, devoción, cariño, perdón...
Debajo de la silueta del pesebre encontramos la bola del mundo.
Dios ha venido a nosotros, a nuestro mundo, a nuestra vida... No nos quiere perfectos, nos quiere como somos, con nuestras limitaciones y nuestros valores.
Dios, con su llegada a nuestro planeta solo nos trae un mensaje... OS AMO. Dios nos ama y nos lo demuestra con su hijo Jesús.
Nosotros, desde nuestra embarcación, gritamos con gozo ¡¡¡TIERRA A LA VISTA!!! porque, realmente hemos encontrado aquello que nos da vida aquello que nos anuncia un mañana mejor, un mundo con más paz, mas humanidad, más compañerismo y más libertad.
Gracias a www.reflejosdeluz.net

Orar


martes, 20 de diciembre de 2011

Menú de Nochebuena


INGREDIENTES:
FAMILIA (es aquí donde todo comienza)
AMIGOS (nunca deben faltar)
PACIENCIA (la mayor cantidad posible)
LAGRIMAS (secarlas todas)
SONRISAS (las más variadas)
PAZ (en gran cantidad)
PERDÓN (muchísimo y de diversas maneras)
ENEMIGOS (de ser posible, ninguno)
ESPERANZA (no perderla jamás)
CORAZÓN (¡mientras más grande, mejor!)
AMOR (puede abusar)
CARIÑO (¡¡¡importante!!!)
SUEÑOS E ILUSIONES (todos los que tengas)
AGRADECIMIENTO (por nada del mundo podría faltar)
DIOS (es la esencia de la receta)
MODO DE PREPARAR:
Reúne a tu familia y tus amigos.
Olvídate de los momentos de rabia y desesperación pasados.
Si necesitas, usa toda tu paciencia.
Seca las lágrimas y sustitúyelas por sonrisas.
Junta la paz y el perdón y ofrécelo a tus enemigos.
Deja que la esperanza crezca en tu corazón.
Agregar a la mezcla anterior, todo el amor y el agradecimiento que tengas y muchísimas ganas y cariño.
Poco a poco ve incorporándole a la receta, tus sueños y tus ilusiones.
Y colocándolo al calor de tus esperanzas, encomienda todo a Dios.
RECORDAR:
No siempre los ingredientes de la vida son gustosos, por lo tanto hay que saber mezclarlos como se van ofreciendo y presentando, y hacer con todo un plato de buen sabor. ...Y no os olvidéis de tener cerca todos los días esta receta. Aunque algunos ingredientes en estos tiempos parecen difíciles de conseguir podemos obtenerlos con un poco de esfuerzo y si mezclamos bien nuestro plato será único e inolvidable.
Entonces:
¡Manos a la obra!
Puedes empezar hoy y recordar siempre este día ya que es posible renacer y hacer de nuestra vida una vida diferente...
No depende de otros...
No depende de lo que tengas o de lo que te falta...
Solamente depende de ti y de tu amor por la Familia.

Celebración de Navidad

Hoy, día 20 de diciembre a las 20,30 comenzamos nuestra celebración de Navidad. 
TODAS SOMOS IMPORTANTES ... ¡OS ESPERAMOS!

Navidad es ...

Si tienes amigos, búscalos.
La Navidad es Encuentro.

Si tienes pobres a tu lado, ayúdalos
la Navidad es Don.

Si tienes tinieblas, enciende tu farol
la Navidad es Luz.

Si tienes errores, reflexiona
la Navidad es Verdad.

Si tienes tristeza, alégrate
la Navidad es Gozo.

Si tienes rencores, olvídalos
la Navidad es AMOR.
¡Qué todos los días de 2012 sea Navidad!

Compartir


domingo, 18 de diciembre de 2011

Bienaventuranzas de la Sonrisa


Felices quienes ofrecen cada mañana una sonrisa a la primera persona que se cruza en su camino.
Felices quienes derrochan sonrisas, pues sólo este exceso podrá vencer la distancia, los muros y las apariencias.
Felices quienes han descubierto que una sonrisa no cuesta prácticamente nada y en cambio  produce frutos imprevisibles.
Felices quienes después de vivir unos malos momentos renueva el ánimo con la sonrisa y la cercanía del amigo.
Felices quienes no piensan en el valor del mercado por cada sonrisa que ofrecen, sino que las reparte a quien la necesita y reconoce su utilidad en el momento que la regala.
Felices quienes se han dado cuenta que una sonrisa es un bálsamo que produce milagros y está indicada contra la tristeza, la apatía, la desesperanza y la dureza de corazón.
Felices quienes saben que una sonrisa ofrece serenidad ante el cansancio de la vida, da nuevo vigor a la persona que la recibe y renueva su ánimo.
Felices quienes han experimentado que repartiendo cada día más sonrisas no se empobrecen, sino que aumenta su felicidad al enriquecer a quienes las reciben. 
Autor: Miguel Ángel Mesa - http://eclesalia.blogia.com/2010/070501-bienaventuranzas-de-la-sonrisa.php

Renuncia


sábado, 17 de diciembre de 2011

Cuarto Domingo de Adviento

“María acepta colaborar en el plan de Dios, confiando totalmente en Él” 



En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.El ángel, entrando en su presencia, dijo:- «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú eres entre las mujeres.»Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.El ángel le dijo:- «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»Y María dijo al ángel:- «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»El ángel le contestó:- «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»María contestó:- «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»Y la dejó el ángel. 



CON ALEGRÍA Y CONFIANZA

El concilio Vaticano II presenta a María, Madre de Jesucristo, como "prototipo y modelo para la Iglesia", y la describe como mujer humilde que escucha a Dios con confianza y alegría. Desde esa misma actitud hemos de escuchar a Dios en la Iglesia actual.
«Alégrate». Es lo primero que María escucha de Dios y lo primero que hemos de escuchar también hoy. Entre nosotros falta alegría. Con frecuencia nos dejamos contagiar por la tristeza de una Iglesia envejecida y gastada. ¿Ya no es Jesús Buena Noticia? ¿No sentimos la alegría de ser sus seguidores? Cuando falta la alegría, la fe pierde frescura, la cordialidad desaparece, la amistad entre los creyentes se enfría. Todo se hace más difícil. Es urgente despertar la alegría en nuestras comunidades y recuperar la paz que Jesús nos ha dejado en herencia.
«El Señor está contigo». No es fácil la alegría en la Iglesia de nuestros días. Sólo puede nacer de la confianza en Dios. No estamos huérfanos. 

Los jóvenes, protagonistas en la próxima Jornada Mundial de la Paz, 1 de enero de 2012


Ayer día 16, al mediodía, se presentó en la Oficina de Prensa de la Santa Sede el Mensaje del Santo Padre para la XLV Jornada Mundial de la Paz (1 de enero de 2012), cuyo tema es: "Educar a los jóvenes en la justicia y la  paz". 
He aquí algunos extractos del mensaje del Papa Benedicto XVI:
 "El comienzo de un año nuevo, don de Dios a la humanidad, es una invitación a desear a todos, con mucha confianza y afecto, que este tiempo que tenemos por delante esté marcado por la justicia y la paz". (...)
  "Es verdad que en el año que termina ha aumentado el sentimiento de frustración por la crisis que agobia a la sociedad, al mundo del trabajo y la economía; una crisis cuyas raíces son sobre todo culturales y antropológicas. (...) Quisiera presentar el Mensaje para la XLV Jornada Mundial de la Paz en una perspectiva educativa: "Educar a los jóvenes en la justicia y la paz", convencidos de que ellos, con su entusiasmo y su impulso hacia los ideales, pueden ofrecer al mundo una nueva esperanza".
"Queridos jóvenes, vosotros sois un don precioso para la sociedad. No os dejéis vencer por el desánimo ante a las dificultades y no os entreguéis a las falsas soluciones, que con frecuencia se presentan como el camino más fácil para superar los problemas. No tengáis miedo de comprometeros, de hacer frente al esfuerzo y al sacrificio, de elegir los caminos que requieren fidelidad y constancia, humildad y dedicación". (...)
  "Sed conscientes de que vosotros sois un ejemplo y estímulo para los adultos, y lo seréis cuanto más os esforcéis por superar las injusticias y la corrupción, cuanto más deseéis un futuro mejor y os comprometáis en construirlo. Sed conscientes de vuestras capacidades y nunca os encerréis en vosotros mismos, sino sabed trabajar por un futuro más luminoso para todos. Nunca estáis solos. La Iglesia confía en vosotros, os sigue, os anima y desea ofreceros lo que tiene de más valor: la posibilidad de levantar los ojos hacia Dios, de encontrar a Jesucristo, Aquel que es la justicia y la paz". (...)
  "Miremos con mayor esperanza al futuro, animémonos mutuamente en nuestro camino, trabajemos para dar a nuestro mundo un rostro más humano y fraterno y sintámonos unidos en la responsabilidad respecto a las jóvenes generaciones de hoy y del mañana, particularmente en educarlas a ser pacificas y artífices de paz".
CIUDAD DEL VATICANO, 16 DIC 2011

JESÚS, NO PUEDES VENIR



Jesús, no puedes venir si no nos dejamos deslumbrar, si ya no queda nada que nos cause asombro, si el corazón no se enternece ante el dolor para dar a luz una vida auténtica.
Jesús, no puedes venir si no allanamos las colinas del odio, si no ayudamos a construir puentes de cordialidad, si la ternura y la sencillez no se apoderan de nuestra vida.
Jesús, no puedes venir si no descubrimos en nuestro interior la otra parte que tantas veces nos falta, la feminidad o la masculinidad que completa y da sentido a nuestras vidas como personas.
Jesús, no puedes venir si no percibimos la brisa de la confianza en las noches sin luna de los cayucos que se acercan, silenciosos, como el llanto ahogado, como el soplo del Espíritu, como la necesidad imperiosa de vivir una nueva vida.
Jesús, no puedes venir si no hacemos un hueco para invocarte, para darte gracias, para mostrarte nuestra impotencia, para gritar de dolor, para hablar confiadamente, como con un amigo, de la vida.
Jesús, no puedes venir si la fe no abarca las acciones por la paz y la justicia, si el amor no inunda las relaciones, si la solidaridad no destruye fronteras, si la esperanza no alumbra el horizonte siempre sorprendente de la vida.
Jesús, no puedes venir si no nos dejamos transformar por tu Palabra leída en el periódico, escuchada en la radio, navegando por internet, contemplada en las bellezas de la Naturaleza, ahogada en el lamento de los pobres que nos exigen una vida digna.
Jesús, no puedes venir si no alzamos nuestra voz contra quienes causan tanta miseria, si no dejamos de consumirnos, si no abandonamos una existencia llena de cosas y ausente de vida, para que continentes enteros puedan sencillamente sobrevivir.
Jesús, no puedes venir si no comprometemos nuestras manos, nuestras lágrimas, nuestro compromiso, nuestro tiempo y dinero en la construcción de otro mundo, de otra vida mejor, tan necesaria y posible. 
Jesús, no puedes venir si no hacemos de nuestras comunidades cristianas unos anuncios luminosos que pregonen que podemos ser felices, que seguirte nos libera, que el Evangelio puede ser realmente una buena y feliz noticia para tantas personas desencantadas por las desdichas, el sinsentido, el maltrato en sus vidas.  
Jesús, no puedes venir… porque nunca te has ido, porque estás a nuestro lado en los más débiles, desprotegidos, marginados, porque cuando nos reunimos en tu nombre, enciendes nuestros corazones y nos animas a continuar con alegría, a pesar de todos los pesares. 
Jesús, no puedes venir, porque el Reino ya está dentro de nosotros y nosotras. Sólo hay que ahondar, buscar, contemplar, para llegar a descubrir tu presencia en millones de rostros, para sentirnos hijos e hijas, hermanos y hermanas, para acercar y hacer visible el amor del buen Padre y Madre Dios. 
Ven y ayúdanos a descubrir la fuente inagotable que nos hará vivir desde una nueva espiritualidad, basada en el cuidado, la solidaridad, la alegría y la justicia. 
(MIGUEL ÁNGEL MESA, MADRID) - Fuente: http://www.eclesalia.net

despedida


martes, 13 de diciembre de 2011

Vivir el Decálogo de la SECILLEZ




Vive sencillamente para que otros, 


sencillamente, puedan vivir


1.  Vivir la sencillez es no necesitar tener muchas cosas para ser feliz, no cayendo en el consumismo ni en las modas que nos obligan a comprar lo nuevo, lo último.
2.  Vivir la sencillez es tener más alegría al dar, o al compartir, que al recibir, porque has descubierto el poder misterioso que tiene la palabra gratuidad.
3.  Vivir la sencillez es vaciar el corazón de todas las cosas innecesarias que lo ocupan, y llenarlo del tesoro de la amistad, de la cercanía y del encuentro humano con los demás.
4.  Vivir la sencillez es creer que tu valía y dignidad está en lo que eres como persona y no en lo que tienes o posición social que ocupas.
5.  Vivir la sencillez es solidarizarte con tantas hermanas y hermanos de tu familia humana que viven injustamente en la pobreza y necesidad, y te movilizas e implicas porque no quieres vivir mejor que ellos.
6.  Vivir la sencillez es poner tu confianza y seguridad no en el dinero o posesiones, sino en tus bienes espirituales, en tus convicciones y creencias, en tu Fe, en tus capacidades, en tu fuerza interior y en la de aquellos que te aman y aprecian.
7. Vivir la sencillez es trabajar para vivir y no vivir para trabajar.
8.  Vivir la sencillez es disfrutar de los innumerables regalos que la vida, la Naturaleza, te ofrece constantemente cada día, y que pasan desapercibidos para la mayoría de gente.
9.  Vivir la sencillez es respetar y cuidar de la Naturaleza con tu forma de vivir, reciclando, reutilizando, reduciendo el consumo innecesario.
10.  Vivir la sencillez es utilizar tu dinero para que tú y tu familia podáis vivir con dignidad, y para que los demás también puedan vivir con dignidad si lo inviertes en banca ética y si te habitúas a exigir productos que provengan del comercio justo y del comercio local.

Si así vives, contribuirás a hacer posible una sociedad más humana y más humanizadora.
Te convertirás en una señal de ESPERANZA en este mundo.

«Vivir el decálogo de la sencillez». Campaña Institucional 2011-2012 de Cáritas