lunes, 31 de diciembre de 2012

Al despedir el Año Viejo... pasa página


Hoy terminas de escribir un capítulo más de la historia de tu vida.
Cuando naciste, este libro era todo tuyo. Te lo puso Dios en tus manos. Podías escribir en él lo que quisieras: un poema, una pesadilla, una aventura, una blasfemia, o una oración. Podías… ahora ya no puedes, ya no es tuyo, ya lo has escrito, ahora es de Dios.
Te lo va a leer Dios con todos sus detalles. Ya no puedes corregirlo, ha pasado al dominio de la eternidad.
Piensa unos momentos en esta Noche Vieja. Toma tu libro y hojéalo despacio. Deja pasar sus páginas entre tus manos y entre tu conciencia. ¡Ten el gusto de leerlo a ti mismo!
Lee todo. Repite aquellas páginas de tu vida en las que pusiste tu mejor estilo, no te olvides de que uno de tus mejores maestros, si tienes la conciencia bien formada, eres tú mismo.
Lee también aquellas páginas que nunca quisieras haberlas escrito. ¡No!... ¡no intentes arrancarlas!, es inútil. Ten valor para leerlas. Son Tuyas.
No puedes arrancarlas… pero puedes anularlas cuando escribas las páginas siguientes. Si lo haces así, seguramente Dios las pasará de corrido cuando lea tu libro en tu último día.
Lee tu libro esta Noche Vieja. Hay en él trozos enteros de ti mismo.
Es un drama apasionante en el cual, el primer personaje eres tú: Tú en escena con Dios, con los hombres, con la vida. Tú lo has escrito con el instrumento asombroso de tu libertad sobre la superficie inmensa y movediza del mundo.
Es un libro misterioso que en su mayor parte, la más interesante, no puede leerlo nadie más que tú y Dios.
Esta noche, cuando hayas terminado de leerlo… si te dan ganas de besarlo, bésalo. Si te dan ganas de llorar, llora fuerte sobre tu libro viejo, pero sobre todo… reza sobre tu libro viejo. Tómalo entre tus manos, levántalo hacia el cielo y dile a Dios sólo dos palabras: “gracias” y “perdón”.
Después, dáselo a Cristo, no importa… así como esté, aunque tenga páginas negras… nunca olvides que Cristo sabe perdonar.
Esta noche, Dios te entregará un libro nuevo. Es todo tuyo. Puedes escribir en él lo que quieras. Escribe el nombre de Jesús en la primera página. Después pídele que no te deje escribir a ti solo. Pídele que te lleve siempre de la mano y del corazón.

Oración de agradecimiento


¡Gracias, Señor, por todo lo que en este año me diste!
¡Gracias por los días de sol y los nublados tristes!
¡Gracias por las noches tranquilas y por las inquietas horas obscuras!
¡Gracias por la salud y la enfermedad, por las penas y las alegrías!
¡Gracias por todo lo que me prestaste y después me pediste!
¡Gracias por la sonrisa amable y la mano amiga, por el amor y todo lo hermoso y dulce!
¡Por las flores y las estrellas y la existencia de los niños y de las personas buenas!
¡Gracias por la soledad, por el trabajo, por las dificultades y las lágrimas,
por todo lo que me acercó a Ti más íntimamente!
¡Gracias por tu presencia aunque muchas veces no me dé cuenta.
¡Por haberme dejado vivir, gracias Señor!

¿Qué me traerá el año que comienza?

¡Lo que Tú quieras, Señor!
Te pido fe para mirarte en todo; esperanza para no desfallecer;
Amor gratuito en todo lo que haga, piense y quiera.
Dame paciencia y humildad.
Dame desprendimiento y un olvido total de mí mismo.
Dame, Señor, lo que Tú sabes me conviene y yo no sé pedir: suficientes pruebas que me mantengan fuerte, suficientes tristezas que me mantengan humano, suficientes fracasos que me mantengan humilde, suficiente determinación para hacer cada día mucho mejor que ayer.
¡Que pueda yo amarte cada vez más y hacerte amar por los que me rodean!
¡Derrama, Señor, tus gracias sobre mí y todos los que quiero, para que en este año que empieza, tengamos siempre el corazón alerta, el oído atento, las manos y la mente activas y el pie dispuesto para extender tu Reino!

¿Has preparado tus uvas para el 2013?


domingo, 30 de diciembre de 2012

"El tesoro más preciado" Kako Serrano

Educar en felicidad - La Sagrada Familia, Ciclo C

VIVIR EL DOMINGO: La Sagrada Familia (C)


San Lucas 2, 41-52
“Jesús nace pobre entre los pobres”
Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua. Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres. Estos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca.
A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre: «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados». El les contestó: « ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. El bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón. Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres.

UNA FAMILIA DIFERENTE
Entre los católicos se defiende casi instintivamente el valor de la familia, pero no siempre nos detenemos a reflexionar el contenido concreto de un proyecto familiar, entendido y vivido desde el Evangelio. ¿Cómo sería una familia inspirada en Jesús?
La familia, según él, tiene su origen en el misterio del Creador que atrae a la mujer y al varón a ser "una sola carne", compartiendo su vida en una entrega mutua, animada por un amor libre y gratuito. Esto es lo primero y decisivo. Esta experiencia amorosa de los padres puede engendrar una familia sana.
Siguiendo la llamada profunda de su amor, los padres se convierten en fuente de vida nueva. Es su tarea más apasionante.
La que puede dar una hondura y un horizonte nuevo a su amor. La que puede consolidar para siempre su obra creadora en el mundo.
Los hijos son un regalo y una responsabilidad. Un reto difícil y una satisfacción incomparable. La actuación de Jesús, defendiendo siempre a los pequeños y abrazando y bendiciendo a los niños, sugiere la actitud básica: cuidar la vida frágil de quienes comienzan su andadura por este mundo. Nadie les podrá ofrecer nada mejor.
Una familia cristiana trata de vivir una experiencia original en medio de la sociedad actual, indiferente y agnóstica: construir su hogar desde Jesús. "Donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos". Es Jesús quien alienta, sostiene y orienta la vida sana de la familia.
El hogar se convierte entonces en un espacio privilegiado para vivir las experiencias más básicas de la fe cristiana: la confianza en un Dios Bueno, amigo del ser humano; la atracción por el estilo de vida de Jesús; el descubrimiento del proyecto de Dios, de construir un mundo más digno, justo y amable para todos. La lectura del Evangelio en familia es, para todo esto, una experiencia decisiva.
En un hogar donde se le vive a Jesús con fe sencilla, pero con pasión grande, crece una familia siempre acogedora, sensible al sufrimiento de los más necesitados, donde se aprende a compartir y a comprometerse por un mundo más humano.
Una familia que no se encierra solo en sus intereses sino que vive abierta a la familia humana.
Muchos padres viven hoy desbordados por diferentes problemas, y demasiado solos para enfrentarse a su tarea. ¿No podrían recibir una ayuda más concreta y eficaz desde las comunidades cristianas? A muchos padres creyentes les haría mucho bien encontrarse, compartir sus inquietudes y apoyarse mutuamente. No es evangélico exigirles tareas heroicas y desentendernos luego de sus luchas y desvelos.
José Antonio Pagola


Navidad ...


viernes, 28 de diciembre de 2012

Los pastores tenían curiosidad


"Los pastores se apresuraron. Les movía una santa curiosidad y una santa alegría. Tal vez es muy raro entre nosotros que nos apresuremos por las cosas de Dios. Hoy, Dios no forma parte de las realidades urgentes. Las cosas de Dios, así decimos y pensamos, pueden esperar. Y, sin embargo, él es la realidad más importante, el Único que, en definitiva, importa realmente. ¿Por qué no deberíamos también nosotros dejarnos llevar por la curiosidad de ver más de cerca y conocer lo que Dios nos ha dicho? Pidámosle que la santa curiosidad y la santa alegría de los pastores nos inciten también hoy a nosotros, y vayamos pues con alegría allá, a Belén; hacia el Señor que también hoy viene de nuevo entre nosotros. Amén.
¡Feliz Navidad a todos!"

S.S. Benedicto XVI - Homilía en la Misa de Nochebuena - 24 de Diciembre de 2012

Jesús Nació

La mente que se abre…


Navidad ...


jueves, 27 de diciembre de 2012

La Navidad es un presente


Los días del calendario se van acabando, pero todavía quedan muchas cosas por resolver antes de despedir al 2012. Diciembre sigue transcurriendo, y en unos días llega la Navidad. Todos los años la misma historia...

Cuesta encontrarnos con el misterio de la navidad; no el de las luces, los arbolitos, regalos y fantasías de las que nos hablan muchas películas que aparecen en la tele en este tiempo. Hablo del misterio grande, de un Dios que siendo el creador y el todopoderoso, haya elegido hacerse uno de nosotros en la pequeñez y debilidad de un niño, de carne y hueso. ¿Y por qué semejante locura? Simplemente por amor, no hay otra explicación posible.  El que ama busca estar cerca del amado, viaja si es necesario, y si pudiera no se alejaría ni un segundo. Como dice J.L Martín Descalzo, un sacerdote y periodista español: “Yo diría que la Navidad es la prueba, repetida todos los años, de dos realidades formidables: que Dios está cerca de nosotros, y que nos ama”.

Y este Dios que nació en un lugar humilde y desconocido, sigue eligiendo esos mismos espacios: viene a nacer en la realidad de tu familia, en medio de la nostalgia de los que no están y del dolor por el desencuentro de los que estamos; en los que estudian y parece que cada vez se hace más cuesta arriba lograr recibirse; en los que se levantan cada día queriendo que sus vidas sean diferentes pero no saben cómo conseguirlo...

“Vino y puso su morada entre nosotros” dice uno de los textos bíblicos que se leen en este tiempo; lo que deduce que vive en medio nuestro y entre nuestras cosas.

Parafraseando al mismo autor español, Martín Descalzo, “amigos míos, déjenme que les pida que en estos días no se refugien ustedes en la nostalgia. No miren hacia atrás. Contemplen el presente. Descubran que a su lado hay gente que les ama y que necesita su amor. Si lo hacen, el amor de Dios no será inútil. Y también en sus corazones será Navidad”   

La navidad es un presente, y sigue aconteciendo:
Cuando decides amar a los que te rodean. Ese día es Navidad.
Cuando decides dar un paso de reconciliación con el que te ha ofendido. Ese día es Navidad.
Cuando te encuentras con alguien que te pide ayuda y accedes. Ese día es Navidad.
Cuando te tomas el tiempo para charlar con los que están solos. Ese día es Navidad.
Cuando comprendes que los rencores pueden ser transformados a través del perdón. Ese día es Navidad.
Cuando te desprendes aún de lo que necesitas, para dar a los que tienen menos. Ese día es Navidad.
Cuando renuncias al materialismo y al consumismo. Ese día es Navidad.
Cuando eliges vivir en la alegría y la esperanza. Ese día es Navidad.

Navidad ...


martes, 25 de diciembre de 2012

Navidad es renacer


La Navidad es cercanía
rompe con lo que te separa de los demás
La Navidad es amor: ¡bríndate generosamente!
La Navidad es oración: si estás frío con Dios, háblale
La Navidad es canto: si estás desafinado, entónate
La Navidad es perdón: si estás enojado, reconcíliate
La Navidad es adoración: si eres soberbio, arrodíllate
La Navidad es dulzura
si estás amargado, dulcifica tu persona
La Navidad es cielo: si vives en un infierno, coge la escalera de Jesús
La Navidad es paz: si eres violento, busca las armas de la fraternidad
La Navidad es compartir: si eres tacaño, despréndete de algo
La Navidad es confiar: si eres desconfiado, da otra oportunidad
La Navidad es alegría: si estás triste, busca razones para la sonrisa
La Navidad es esperanza: si estás derrotado, levántate: Dios te quiere
La Navidad es regalos: si no los tienes, aprende a conquistarlos
La Navidad es silencio: si estás afónico, serénate un poco
La Navidad es Dios: si vives lejos de El, aún estás a tiempo para volver
La Navidad es Jesús: si no lo ves, búscalo dentro de ti
La Navidad es María: si te parece pobre, enriquécela con tu cariño
La Navidad es José: si no eres responsable, mírale de cerca
La Navidad es Ángel: si no tienes alas, supérate a ti mismo
La Navidad es anuncio: si estás sordo, abre tus oídos a la Buena Noticia
La Navidad es verdad: si vives en la falsedad, recupera la transparencia

Navidad ...


Desde el Corazón... FELIZ NAVIDAD



"Dejemos que la alegría de este día
penetre en nuestras almas. No es una ilusión.
Es la verdad. Pues la verdad
—la última, la verdadera— es hermosa.
Y es buena. Encontrarla hace bueno al hombre.
Ella habla desde el Niño que es el propio Hijo de Dios."

Benedicto XVI. "La bendición de la Navidad, Meditaciones"

Las Hermanas Agustinas Misioneras de la Residencia Santa Mónica os desean "desde el corazón" una Navidad llena de amor y felicidad y un Año Nuevo colmado de paz y bendición.

Gloria a Dios en el Cielo...


lunes, 24 de diciembre de 2012

Feliz Navidad 2013. Una estrella en el mar


¡¡¡ FELIZ NAVIDAD!!!

Un Burrito en Navidad

Algunos somos servidores de Jesucristo y otros de los Hombres, y para servir a Jesucristo hay que servir como este burrito, y sabiéndose burrito sirvió a la Sagrada Familia.

Quién es quién en Adviento ...


La estrella está brillando


Desde el Corazón... esta noche nace el Salvador


Nos ha nacido un Salvador.

No permitas jamás que algo te lastime o te duela. Recuerda que hay alguien, con el pañuelo en la mano dispuesto a consolarte y aliviarte y a darte su amor.

Nos ha nacido un Salvador.

Piensa a cuántos les gustaría que tú les regalaras una sonrisa.
Piensa cuántos esperarían que tú les estrecharas las manos con ternura.
Cuántos esperarían una palabra de  cariño de tus labios pues quizás estén más solos que tú.

Si tienes familia, estréchalos contra tu corazón, apriétalos fuerte.
Perdona todo, dale paz a tu corazón y disfruta del instante...
La vida es tan corta, no hay tiempo que perder. Regálales tu amor
y agradece a Dios por tenerlos junto a tí.

Pues nos ha nacido un Salvador.

Cuando el insomnio te haga dar vueltas desesperadamente en la cama,
recuerda que hay alguien que puede sembrar sueños de paz en tu alma.
Cuando tu cruz te pese recuerda que alguien ya la llevó por tí.
Cuando te sientas humillado y burlado, recuerda alguien ya lo sufrió por tí.
Levanta tu cabeza mira hacia el cielo, mira la belleza de ese manto de estrellas y siente la ternura de ese Dios que se hizo Niño para habitar en tu corazón, para que vuelvas a nacer en esta Noche, con una mirada distinta... llena de ternura... con un corazón distinto, lleno de amor, con el alma llena de regocijo y cubierta de esplendor pues esta noche...

Nos ha nacido un Salvador...

Flor de Nochebuena


“Cuando Dios creó la naturaleza en la Madre Tierra, les pidió a las plantas que crearan sus mejores flores para entregar al mundo y que cada una seleccionara las estaciones del año para su nacimiento.
También que siempre dieran a todo aquel que las tomara en sus manos y en su vida, todo lo mejor de ellas: belleza, amor, armonía y sabiduría.
“Cierto día Dios vio que una planta que desde el momento de su nacimiento daba todo lo más sagrado que se encontraba en su esencia con el fin de ser elegida por los humanos para llevar a sus vidas la belleza, amor, armonía y sabiduría que su creador le había entregado como misión.
“Pero por más que se esforzaba por ser elegida, nadie se paraba ante ella para admirarla.
Nadie la apreciaba, pues su flor era muy pequeña y sus hojas muy grandes.
“Esto la entristecía, sin embargo siempre entregaba su energía más pura y luchaba por ser feliz, aun cuando ningún hermano la quería…
“Dios al ver esto fue hasta la planta y le dijo:
‘Veo que eres una planta muy hermosa y que realizas tu misión con mucho amor, aun cuando tu belleza no es valorada y eso te entristece; sin embargo luchas por ser feliz hasta lograrlo dando tu amor incondicional a tus hermanos pues sabes que lo necesitan.
‘Por eso te doy mi sangre, esencia pura, y la deposito en tus hojas transformándolas en el rojo más hermoso, y convirtiéndote, por tu amor y sabiduría, en la flor más bella en la época más importante de esta Tierra.
‘Tú serás la representante del amor y la esencia divina del universo”.
Desde aquel momento la planta de flor pequeña y grandes hojas se transformó en la bella Flor de Nochebuena, con lo que se convirtió también en la más representativa del renacimiento del amor y la esperanza en este planeta y en todo el universo.
Ahora es acogida por los humanos cada año en sus hogares, con lo que se logra que esta flor hermosa cumpla con la tarea de traer  belleza, amor, sabiduría y armonía a las vidas de todas las personas de la Tierra.
Así, la Flor de Nochebuena cumple con la misión que Dios dejó con su sangre en sus hojas: dar amor y esperanza para todos los seres.

Flora Rocha

Quién es quién en Adviento ...


Quién es quién en Adviento ...


Gloria a Dios...


En el camino hacia la Navidad...

FAMILIA: Celebra en familia la gran noticia del amor.

La esencia de la Navidad (Video)

En el camino hacia la Navidad...


Quién es quién en Adviento ...


domingo, 23 de diciembre de 2012

¡Jesús va a nacer!


Quién es quién en Adviento ...


Desde el Corazón... espero la Navidad


La Navidad es la fecha que más anhelamos que llegue a nuestras vidas, significa la reunión de familias, de padres e hijos, de hermanos, parientes y amigos.

Época de reflexión... de darnos cuenta de nuestros aciertos y desaciertos, sueños logrados, fe y esperanza, los villancicos y música navideña, que tocan las fibras más sensibles de nuestra alma, haciéndonos vibrar de emoción.

Es la época de recordar que todos somos hermanos.

Aprovecha esta Navidad para perdonar a quienes te hirieron, y comienza el año con tu corazón lleno de amor.

Comparte tu alegría y tu cena con quién se encuentre solo, que no tenga familia, o que se encuentre triste. El invitado puede representar la figura de Jesús.

Magali Sauceda

Paso a paso - 4º Domingo de Adviento, ciclo C

VIVIR EL DOMINGO 4 Adviento (C)


Lucas 1, 39-45

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito. ¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá. 
MUJERES CREYENTES
Después de recibir la llamada de Dios, anunciándole que será madre del Mesías, María se pone en camino sola. Empieza para ella una vida nueva, al servicio de su Hijo Jesús. Marcha  "aprisa", con decisión. Siente necesidad de compartir su alegría con su prima Isabel y de ponerse cuanto antes a su servicio en los últimos meses de embarazo.
El encuentro de las dos madres es una escena insólita. No están presentes los varones. Solo dos mujeres sencillas, sin ningún título ni relevancia en la religión judía. María, que lleva consigo a todas partes a Jesús, e Isabel que, llena del espíritu profético, se atreve a bendecir a su prima sin ser sacerdote.
María entra en casa de Zacarías, pero no se dirige a él. Va directamente a saludar a Isabel. Nada sabemos del contenido de su saludo. Solo que aquel saludo llena la casa de una alegría desbordante. Es la alegría que vive María desde que escuchó el saludo del Ángel: "Alégrate, llena de gracia".
Isabel no puede contener su sorpresa y su alegría. En cuanto oye el saludo de María, siente los movimientos de la criatura que lleva en su seno y los interpreta maternalmente  como "saltos de alegría".  Enseguida, bendice a María "a voz en grito" diciendo: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre".
En ningún momento llama a María por su nombre. La contempla totalmente identificada con su misión: es la madre de su Señor. La ve como una mujer creyente en la que se irán cumpliendo los designios de Dios: "Dichosa porque has creído".
Lo que más le sorprende es la actuación de María. No ha venido a mostrar su dignidad de madre del Mesías. No está allí para ser servida sino para servir. Isabel no sale de su asombro. "¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?".
Son bastantes las mujeres que no viven con paz en el interior de la Iglesia. En algunas crece el desafecto y el malestar.
Sufren al ver que, a pesar de ser las primeras colaboradoras en muchos campos, apenas se cuenta con ellas para pensar, decidir e impulsar la marcha de la Iglesia. Esta situación nos está haciendo daño a todos.
El peso de una historia multisecular, controlada y dominada por el varón, nos impide tomar conciencia del empobrecimiento que significa para la Iglesia prescindir de una presencia más eficaz de la mujer. Nosotros no las escuchamos, pero Dios puede suscitar mujeres creyentes, llenas de espíritu profético, que nos contagien alegría y den a la Iglesia un rostro más humano. Serán una bendición. Nos enseñarán a seguir a Jesús con más pasión y fidelidad.
José Antonio Pagola


En el camino hacia la Navidad...

INTERÉS: En el otro, en sus preocupaciones y en sus necesidades.

Quién es quién en Adviento ...


sábado, 22 de diciembre de 2012

Desde el Corazón... Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos


Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;
Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;
Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.

Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;
Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;
Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.

Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;
Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien;
Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.

Cuando quiera que los otros me comprendan,
dame alguien que necesite de mi comprensión;
Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí,
dame alguien a quien pueda atender;
Cuando piense en mí mismo,
vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;
Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día,
también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

Beata Madre Teresa de Calcuta

En el camino hacia la Navidad...

ACCIÓN DE GRACIAS:
Por todos los milagros diarios que solemos olvidar: 
sonrisas, gestos, palabras, vida...

La Navidad es Amor



Si tienes tristeza, ¡Alégrate!
La Navidad es GOZO

Si tienes enemigos, ¡Reconcíliate!
La Navidad es PAZ

Si tienes amigos, ¡Búscalos!
La Navidad es ENCUENTRO

Si tienes pobres a tu lado, ¡Ayúdalos!
La Navidad es DAR

Si tienes orgullosa soberbia, ¡Sepúltala!
La Navidad es HUMILDAD

Si tienes deudas, ¡Págalas!
La Navidad es JUSTICIA

Si tienes maldad y pecado, ¡Arrepiéntete y cambia!
La Navidad es CONVERSIÓN Y GRACIA

Si tienes tinieblas, ¡Enciende tu farol!
La Navidad es LUZ

Si tienes resentimientos, ¡Olvídalos!
La Navidad es PERDÓN

¡La Navidad es AMOR!

Quién es quién en Adviento ...


viernes, 21 de diciembre de 2012

Abecedario para la Navidad



Agradecer a Dios el habernos regalado las personas con las que convivimos.
Buscar el bien común por encima de los intereses personales.
Consolar al que se encuentra afligido.
Dar lo mejor de uno mismo, poniéndose siempre al servicio de los otros.
Estimar a los otros sabiendo reconocer sus capacidades.
Facilitar las cosas dando soluciones y no creando más problemas.
Ganar la confianza de los otros compartiendo con ellos sus preocupaciones.
Heredar la capacidad de aquellos que saben ser sinceros con valentía y respeto.
Interceder por los otros a Dios, antes de hablarle de nuestras cosas.
Juzgar a los otros por lo que son, no por lo que tienen ni por lo que aparentan.
Limitar las ansias personales frente a las necesidades del grupo.
Llenarse con lo mejor que uno encuentra en el camino de la vida.
Mediar entre los compañeros que no se entienden.
Necesitar de los otros sin ningún prejuicio.
Olvidar el miedo al qué dirán dependiendo de la opinión de los demás.
Preocuparse por los más débiles o más necesitados.
Querer siempre el bien de las personas.
Respetar las opiniones de los demás, los derechos de las personas y de los animales.
Salir al encuentro del otro, no esperando que él dé el primer paso.
Tolerar los defectos y límites propios y ajenos con sentido del humor.
Unirnos todos para vivir en paz y armonía.
Valorarse con realismo sin creerse superior a los demás.
X es una incógnita que invita a la búsqueda constante de la VERDAD con mayúscula.
Yuxtaponer ilusiones y esperanzas, trabajos y esfuerzos por crear fraternidad.
Zambullirse sin miedo en el nuevo día que Dios regala cada mañana.

Desde el Corazón... Dios hace «padres especiales para niños especiales»


Hay angelitos que caminan por la tierra
en sus manitas traen al mundo una lección
pues sin usar ni una palabra
nos convierten el temor en ilusión.

Son angelitos con alitas de esperanza,
aunque los miren muchas veces con dolor.

Lo que parece que les falta lo compensa que en su alma
hay toneladas de valor.

Cómo creer que en cuerpos tan pequeños,
puedan caber los mas inmensos sueños.

Hay angelitos que caminan por la tierra,
el amor es su bandera de felicidad e inspiración.
Hay angelitos que aunque lucen diferentes,
son hermosos son valientes.
Siempre late el corazón
cuando sonríe un angelito de la tierra,
es un motivo para dar gracias a Dios.

Son angelitos que en verdad son especiales,
y no porque puedan tener alguna condición.

Son el orgullo de sus padres, porque saben que adelante
siempre va a brillar el sol.

Cómo creer que en cuerpos tan pequeños,
puedan caber los mas inmensos sueños

Hay angelitos que caminan por la tierra,
el amor es su bandera de felicidad e inspiración
Hay angelitos que aunque lucen diferentes,
son hermosos son valientes.
Siempre late el corazón
cuando sonríe un angelito de la tierra,
es un motivo para dar gracias a Dios.
Son angelitos bellos con voluntad de hierro.
son soldaditos en misión.

Vinieron a este mundo, a enseñarnos mucho
y a que la vida sea mejor.

Hay angelitos que caminan por la tierra,
el amor es su bandera de felicidad e inspiración
Hay angelitos que aunque lucen diferentes,
son hermosos son valientes.
Siempre late el corazón
cuando sonríe un angelito de la tierra,
es un motivo para dar gracias a Dios.

Cuando sonríe un angelito de la tierra,
es un motivo para dar gracias a Dios.
VER VIDEO