jueves, 31 de enero de 2013

REGÁLAME un cuento...


LAS DOS RANAS (Anónimo hindú)
He aquí una rana que había vivido siempre en un mísero y estrecho pozo, donde había nacido y habría de morir.
Pasó cerca de allí otra rana que había vivido siempre en el mar. Tropezó y se cayó en el pozo.
-¿De dónde vienes? -preguntó la rana del pozo.
-Del mar.
-¿Es grande el mar?
-Extraordinariamente grande, inmenso.
La rana del pozo se quedó unos momentos muy pensativa y luego preguntó:
-¿Es el mar tan grande como mi pozo?
-¡Cómo puedes comparar tu pozo con el mar! Te digo que el mar es excepcionalmente grande, descomunal.
Pero la rana del pozo, fuera de sí por la ira, aseveró:
 -Mentira, no puede haber nada más grande que mi pozo; ¡nada! ¡Eres una mentirosa y ahora mismo te echaré de aquí!

miércoles, 30 de enero de 2013

CUÉNTAME UN CUENTO…


La paloma de la paz

Hace miles de años hubo en Asia dos príncipes enemigos que constantemente se amenazaban aprovechando el menor pretexto.
Uno de ellos decidió declarar la guerra y ordenó a los habitantes de su nación que se prepararan para luchar.
El otro príncipe aceptó el desafío. Sin embargo, como habían pasado más de quince años desde la última batalla, no recordaba dónde estaban guardadas su armadura y su ropa de combate. Cuando faltaba un día para el enfrentamiento pidió a su madre que le llevara su casco. La señora regresó con las manos vacías.
—¿Por qué no lo trajiste? —le reclamó.
—No pude cargarlo, pesa mucho —contestó ella.
—Yo mismo iré por él.
—No, por favor no lo toques —pidió la madre mientras le impedía el paso.
—¿Cómo piensas que puedo ir a la guerra sin casco? —preguntó él.

—Mira hijo, dentro de tu casco, que estaba en el patio trasero, una paloma hizo su nido, y dentro de él hay tres pequeñas crías. Las palomas son las aves de la paz: nunca hacen daño a nadie. Todos los días su madre les trae de comer lo que encuentra. ¿Cómo puedo destruir su nido? Cuando vea que quiero tomar el casco, la madre se irá volando y dejará llorando a los polluelos. Eso traerá desgracias a nuestro país.
El príncipe no quería discutir con su madre y se presentó al combate sin casco. Al verlo, su enemigo quedó sorprendido.
—¿Cómo se te ocurre combatir así?
—Mi madre halló que en el casco viven una paloma y sus polluelos. No quisimos hacerles daño.
El otro príncipe no podía creer lo que escuchaba y pidió a uno de sus hombres que comprobara si la historia era cierta.
—Pues sí. Dentro del casco hay tres palomas muy pequeñas con su madre. Se me hace que apenas rompieron el cascarón —confirmó el enviado.
Entonces el príncipe le tendió la mano a su enemigo.
—Hagamos la paz para siempre. Le propuso. Tu madre no quiso destruir el nido de la paloma y sus polluelos ¿cómo podemos querer tú y yo destruir los hogares de miles de personas?
Desde aquel día, los dos reinos fueron amigos y la paloma se convirtió en símbolo de la paz.

(Leyenda de Bakú, Azerbaiyán)

Diez claves para construir la Paz

  1. Mira a todos con respeto y benevolencia.
  2. No hables mal contra nadie, no condenes a ninguna persona a ningún grupo, a ningún pueblo, a ninguna institución. 
  3. Perdona las injurias presentes y pasadas, líbrate de las garras del odio, guarda la libertad de tu corazón para amar, para convivir, para comenzar una vida nueva cada día.
  4. Desea simplemente la paz con todos, la colaboración, la convivencia, el gozo de la fraternidad y del servicio.
  5. Trata de simplificar los problemas en vez de agrandarlos; no acumules las sombras, busca en todo los resquicios de luz y los caminos de la esperanza.
  6. Ten el valor de negarte a colaborar con cualquier proyecto violento, apártate de los que enseñan y practican el odio, la venganza, el amedrentamiento y la violencia.
  7. Crea en torno a ti sentimientos y actitudes de paz, de concordia, de convivencia, de misericordia y de consuelo.
  8. Apoya a los que trabajan sinceramente por la paz, en la verdad, en la libertad y en la justicia.
  9. Dedica algún tiempo a trabajar tú también por la paz, con serenidad, esperanza y generosidad.
  10. Pide a Dios que te dé el espíritu de la sabiduría de la bondad, de la fortaleza y de la generosidad para ser instrumento de su bondad y de su amor en un mundo renovado donde todos podamos vivir en la verdad, el amor, la libertad y la fraternidad.

Mons. Fernando Sebastián Aguilar

Que haya Paz en la tierra (vídeo)

Entonces vendrá la Paz


Si crees en el poder de una mano abierta
Si crees que la sonrisa tiene más fuerza que las armas
Si crees que lo que une a los hombres es más que lo que los separa
Si crees que el hecho de no ser mediocre es una riqueza y no un peligro
¡Entonces vendrá la Paz!

Si sabes mirar al otro con un poco de amor
Si prefieres la confianza a la sospecha
Si piensas que tú eres el que tiene que dar el primer paso en lugar del otro
Si el llanto de un bebé es aún capaz de enternecerte
¡Entonces vendrá la Paz!

Si sabes aceptar las críticas
Si te resistes a echar la culpa de todo a los demás
Si prefieres que te hagan daño antes que hacerlo
Si aceptas ser humilde de corazón
¡Entonces vendrá la Paz!

Si puedes sentir alegría con el éxito de tu vecino
Si crees que el perdón puede más que la venganza
Si eres capaz de dar tu tiempo gratuitamente por amor
Si para ti, el otro es sobre todo “Un Hermano”
¡Entonces vendrá la Paz a tu corazón contagiando a otros a buscarla!
(Anónimo)

martes, 29 de enero de 2013

¡Atrévete a sembrar Paz!


CANTA PARA MÍ - Luis Guitarra


Canta para mí, contagiarme la Libertad…                        
es necesaria tras los muros de este infierno.
Canta para mí, acércame a la Humanidad           
en cada historia, cada acorde y cada verso.
Canta para mí y nunca dejes de buscar,
y no te canses de vivir, y no te rindas sin luchar.
Canta para mí,
y nunca olvides que tu voz vence al silencio.
Canta para mí, te escucharé en la soledad
de quien se sabe derrotada por sus miedos.                       
Canta para mí, y cuéntales a los demás
que cada golpe te hace más fuerte por dentro.
Canta para mí, dame razones para andar,
proponte un nuevo porvenir, implícame en la gratuidad.
Canta para mí,                       
y nunca olvides que tu voz vence al silencio.
Canta, canta … tan sólo canta.     
Canta para mí,  porque preciso averiguar
si “lo que soy” y “a donde voy” es lo que quiero.
Canta para mí, y no me dejes olvidar
que hace algún tiempo también yo soñé tus sueños.
Canta para mí y nunca dejes de buscar,
y no te canses de vivir, y no te rindas sin luchar.
Canta para mí,
y nunca olvides que tu voz vence al silencio.          
Canta para mí, dame razones para andar,
proponte un nuevo porvenir, implícame en la gratuidad.
Canta para mí,                       
y nunca olvides que tu voz vence al silencio.
Canta, canta … tan sólo canta.     
Canta lo que crees, canta lo que esperas, canta lo que amas…
…y aunque a veces sea con un nudo en la garganta… canta,                
…y aunque te parezca que ya nadie escucha nada… canta,
…y aunque a veces sientas que las fuerzas no te alcanzan… canta.

Puedes escuchar el tema en: Canta para mí - LuisGuitarra

El día perfecto…


domingo, 27 de enero de 2013

VIVIR EL DOMINGO 3 Tiempo ordinario (C)


Lucas 1, 1-4; 4, 14-21
“Tu Espíritu nos mueve a liberar”
Excelentísimo Teófilo: Muchos han emprendido la tarea de componer un relato de los hechos que se han verificado entre nosotros, siguiendo las tradiciones transmitidas por los que primero fueron testigos oculares y luego predicadores de la palabra. Yo también, después de comprobarlo todo exactamente desde el principio, he resuelto escribírtelos por su orden, para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.
En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan.
Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura.
Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido.
Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista.
Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor».
Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: - Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.
PROFETA
En una aldea perdida de Galilea, llamada Nazaret, los vecinos del pueblo se reúnen en la sinagoga una mañana de sábado para escuchar la Palabra de Dios. Después de algunos años vividos buscando a Dios en el desierto, Jesús vuelve al pueblo en el que había crecido.
La escena es de gran importancia para conocer a Jesús y entender bien su misión. Según el relato de Lucas, en esta aldea casi desconocida por todos, va a hacer Jesús su presentación como Profeta de Dios y va a exponer su programa aplicándose a sí mismo un texto del profeta Isaías.
Después de leer el texto, Jesús lo comenta con una sola frase: "Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír". Según Lucas, la gente "tenía los ojos fijos en él". La atención de todos pasa del texto leído a la persona de Jesús. ¿Qué es lo que nosotros podemos descubrir hoy si fijamos nuestros ojos en él?
Movido por el Espíritu de Dios. La vida entera de Jesús está impulsada, conducida y orientada por el aliento, la fuerza y el amor de Dios. Creer en la divinidad de Jesús no es confesar teóricamente una fórmula dogmática elaborada por los concilios. Es ir descubriendo de manera concreta en sus palabras y sus gestos, su ternura y su fuego, el Misterio último de la vida que los creyentes llamamos "Dios".
Profeta de Dios. Jesús no ha sido ungido con aceite de oliva como se ungía a los reyes para transmitirles el poder de gobierno o a los sumos sacerdotes para investirlos de poder sacro. Ha sido  "ungido" por el Espíritu de Dios. No viene a gobernar ni a regir. Es profeta de Dios dedicado a liberar la vida. Solo le podremos seguir si aprendemos a vivir con su espíritu profético.
Buena Noticia para los pobres. Su actuación es Buena Noticia para la clase social más marginada y desvalida: los más necesitados de oír algo bueno; los humillados y olvidados por todos. Nos empezamos parecer a Jesús cuando nuestra vida, nuestra actuación y amor solidario puede ser captado por los pobres como algo bueno.
Dedicado a liberar. Vive entregado a liberar al ser humano de toda clase de esclavitudes. La gente lo siente como liberador de sufrimientos, opresiones y abusos; los ciegos lo ven como luz que libera del sinsentido y la desesperanza; los pecadores lo reciben como gracia y perdón. Seguimos a Jesús cuando nos va liberando de todo lo  que nos esclaviza, empequeñece o deshumaniza. Entonces creemos en él como Salvador que nos encamina hacia la Vida  definitiva.
José Antonio Pagola



viernes, 25 de enero de 2013

Credo de la esperanza (Ecumenismo)


Creo en Dios.
En el Dios de los credos, con todas sus verdades.
Pero, por sobre todo, en un Dios
que resucita de la letra muerta
para hacerse parte de la vida.
Creo en un Dios que acompaña de cerca
cada paso de mi caminar por esta tierra:
muchas veces detrás, observando y sufriendo con mis errores;
otras veces a mi lado, hablando y enseñándome;
y otras veces delante, guiando y marcando el ritmo de la marcha.
Creo en un Dios de carne y sangre, Jesucristo,
un Dios que vivió en mi piel y se probó mis zapatos,
un Dios que anduvo mis caminos y sabe de luces y de sombras.
Un Dios que comió y que pasó hambre,
que conoció un hogar y sufrió la soledad,
que fue aclamado y condenado, besado y escupido, amado y odiado.
Un Dios que fue a fiestas y a entierros.
Un Dios que rió y que lloró.
Creo en un Dios que tiene atenta -hoy- su mirada sobre el mundo,
que ve los odios que segregan, que dividen,
que marginan, que hieren y que matan;
que ve las balas perforando la carne
y la sangre inocente que riega la tierra;
que ve la mano que se mete en la lata y en el bolsillo ajeno,
robando lo que otro necesita para comer;
que ve al juez que sentencia a favor del mejor postor,
vistiendo la verdad y la justicia de hipocresía;
que ve los ríos sucios y los peces muertos, los tóxicos
destruyendo la tierra y perforando el cielo;
que ve el futuro hipotecado y la deuda del hombre que crece.
Creo en un Dios que ve esto...
y sigue llorando...

Pero creo también en un Dios
que ve a una madre dando a luz: vida que nace del dolor;
que ve a dos niños jugando: semilla solidaria que crece;
que ve a la flor brotar de las ruinas: un nuevo comienzo;
que ve a tres locas reclamando justicia: la ilusión que no muere;
que ve al sol levantarse cada mañana: tiempo de oportunidades;
Creo en un Dios que ve esto...
y ríe,
porque,
a pesar de todo,
hay esperanza...

© Gerardo Oberman, Argentina

jueves, 24 de enero de 2013

REGÁLAME un cuento...


UN CUENTO PARA SER FELIZ
En un antiguo reino el rey dijo a los sabios de la corte: “He encargado un precioso anillo. Tengo un excelente diamante, y quiero guardar dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude también a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje escueto”. Sus oyentes eran eruditos, pero componer el mensaje que les encargaba el rey era todo un reto y tras muchas cavilaciones no se les ocurría nada. El monarca consultó también con un viejo y fiel sirviente, por el que sentía un inmenso respeto. Este le dijo: “No soy sabio ni erudito, pero conozco un mensaje. Durante mi larga vida en palacio me encontré con todo tipo de gente, entre ellos un místico invitado de su padre. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje”. El anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo entregó al rey. “Pero no lo lea”, añadió. “Ábralo solo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no le encuentres salida a una situación”.

Ese momento no tardó en llegar… Su territorio fue invadido y el rey perdió el trono. Huía perseguido a caballo y había tomado un camino sin salida. De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y encontró el pequeño mensaje: “Esto también pasará”. Sintió como un silencio poderoso se cernía sobre él. Ya no escuchaba el trote de los caballos enemigos. Estaba profundamente agradecido a su sirviente y al desconocido místico, pues aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel y lo guardó de nuevo en el anillo. Después, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino.

El día de su regreso victorioso a la capital había una gran celebración. El anciano iba a su lado y le dijo: “Señor, lee nuevamente el mensaje del anillo”. “¿Qué quieres decir?”, preguntó el rey. “Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no me hallo desesperado”. El anciano le respondió: “Este mensaje no es solo para situaciones desesperadas, también para las placenteras. No solo para cuando estés derrotado sino también cuando has triunfado. No solo para cuando eres el último sino también cuando eres primero”. El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “Esto también pasará”. En medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba sintió la misma paz y el mismo silencio a su alrededor que en el bosque. Su orgullo había desaparecido y entonces entendió bien el mensaje. “Recuerda que todo pasa”, le dijo el anciano. “Ninguna situación, ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza, porque son esencia de la misma cosa”

miércoles, 23 de enero de 2013

Cadena de Favores (Película)

“Cadena de favores” (2000) basada en la novela: Favor por Favor de Catherine Ryan Hyde, es la historia de un niño que imagina un curioso sistema para mejorar el mundo; hacer favores incluso antes de que te los devuelvan. Es decir: no devolver favores, sino pagarlos por adelantado, y no necesariamente a quien te lo hizo a ti. Para sorpresa de todos, la desinteresada propuesta causa furor entre la gente. Entretenida comedia con toques dramáticos y un eficaz reparto. Como anécdota el personaje interpretado por Spacey es, en la novela, de raza negra, lo que provocó polémica en USA entre el colectivo afroamericano. 

martes, 22 de enero de 2013

"Jesús, tierra de todos" - IM 2013


Una patera cargada de inmigrantes. Inesperadamente, Hugo, un bebé de pocos meses será arrancado de los brazos de su madre y hará la travesía solo. Su suerte cambiará al encontrarse en España con un grupo de niños de la Infancia Misionera liderados por Mari Cruz, una carismática monja.

Lema de la Jornada de Infancia Misionera 2013: 
"Con los niños de Europa...acogemos a todos como Jesús".
DOMINGO, 27 DE ENERO DE 2013

domingo, 20 de enero de 2013

Razón de la Alegría (Video)


Fuente: www.quierover.org

VIVIR EL DOMINGO 2 Tiempo ordinario (C)


 Juan 2,1-11
“¡Emborracharme de TI!”

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: «No les queda vino». Jesús le contestó: «Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora». Su madre dijo a los sirvientes: «Haced lo que él diga». Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dijo: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó: «Sacad ahora y llevádselo al mayordomo». Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: «Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora». Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.

UN GESTO POCO RELIGIOSO

"Había una boda en Galilea". Así comienza este relato en el que se nos dice algo inesperado y sorprendente. La primera intervención pública de Jesús, el Enviado de Dios, no tiene nada de religioso. No acontece en un lugar sagrado.
Jesús inaugura su actividad profética "salvando" una fiesta de bodas que podía haber terminado muy mal.
En aquellas aldeas pobres de Galilea, la fiesta de las bodas era la más apreciada por todos. Durante varios días, familiares y amigos acompañaban a los novios comiendo y bebiendo con ellos, bailando danzas festivas y cantando canciones de amor.
El evangelio de Juan nos dice que fue en medio de una de estas bodas donde Jesús hizo su "primer signo", el signo que nos ofrece la clave para entender toda su actuación y el sentido profundo de su misión salvadora.
El evangelista Juan no habla de "milagros". A los gestos sorprendentes que realiza Jesús los llama siempre "signos". No quiere que sus lectores se queden en lo que puede haber de prodigioso en su actuación. Nos invita a que descubramos su significado más profundo. Para ello nos ofrece algunas pistas de carácter simbólico. Veamos solo una.
La madre de Jesús, atenta a los detalles de la fiesta, se da cuente de que "no les queda vino" y se lo indica a su hijo. Tal vez los novios, de condición humilde, se han visto desbordados por los invitados. María está preocupada. La fiesta está en peligro. ¿Cómo puede terminar una boda sin vino? Ella confía en Jesús.
Entre los campesinos de Galilea el vino era un símbolo muy conocido de la alegría y del amor. Lo sabían todos. Si en la vida falta la alegría y falta el amor, ¿en qué puede terminar la convivencia? María no se equivoca. Jesús interviene para salvar la fiesta proporcionando vino abundante y de excelente calidad.
Este gesto de Jesús nos ayuda a captar la orientación de su vida entera y el contenido fundamental de su proyecto del reino de Dios. Mientras los dirigentes religiosos y los maestros de la ley se preocupan de la religión, Jesús se dedica a hacer más humana y llevadera la vida de la gente.
Los evangelios presentan a Jesús concentrado, no en la religión sino en la vida. No es solo para personas religiosas y piadosas. Es también para quienes se han quedado decepcionados por la religión, pero sienten necesidad de vivir de manera más digna y dichosa. ¿Por qué? Porque Jesús contagia fe en un Dios en el que se puede confiar y con el que se puede vivir con alegría, y porque atrae hacia una vida más generosa, movida por un amor solidario.
José Antonio Pagola


sábado, 19 de enero de 2013

Camino Interior (Chambao)


Temores, suspiros, quebrantos que traen el llanto
Deseos, esa extraña fuerza que me povoca, aaayayay!!

Palabras,
Que se las lleva el viento y son de mi boca
Pensamientos malos que me envenenan
yo quiero librarme de esta condena

Y encender esa luz que llevamos dentro...

Destellos, conectan lo puro que llevo dentro

Sonrisas
calor y dulzura pa mis adentros ooayayay!!
Miradas, que rozan la punta el entendimiento
pensamientos puros queme liberan
lleno de bondad y buenos sentimientos

Y encender esa luz que llevamos dentro...

III Semana de Cine Espiritual en La Rioja


Del 21 al 25 de enero se estrena la Semana del Cine Espiritual, unas jornadas que buscan revivir en los jóvenes de hoy en día los valores cristianos utilizando el arte del cine. El lema de la campaña es "Creer en el cine" muy apropiado, ya que este año la Iglesia celebra el Año de la Fe.

La invención de Hugo, El Havre o Profesor Lazhar serán algunas de las películas que se proyectarán en la III Semana de Cine Espiritual del 21 y 25 de enero en Logroño y Calahorra. El ciclo fue presentado este miércoles por el director del Secretariado Diocesano de Catequesis y por el director de Pastoral Juvenil, Víctor Jiménez y Alejandro Pérez, respectivamente, y por el programador de la empresa FC35, Félix Abel de la Cruz.
El ciclo se enmarca bajo el lema ‘Creer en el cine’, con el que se pretende «inculcar valores a través del cine»

En Calahorra, las proyecciones se realizarán en el Centro Cultural de Caja Rioja. Comenzarán el 21 de enero con el estreno del documental Érase una fe. El día 25, en el mismo lugar, se exhibirá El Havre, un film de Aris Kaurismäki.
En Logroño, a la proyección de Le Havre, el 22 de enero, en los cines Moderno, al precio de 3 euros, se sumará el jueves, 24 de enero, la exhibición de Profesor Lazhar, que trata de «reflexionar sobre la hiperprotección en un momento dónde la dureza de la realidad se impone a través del dolor, el sufrimiento y la muerte».
Además, el miércoles, jueves y viernes, habrá sesiones matinales en los cines Moderno para escolares, pudiendo disfrutar de las películas La invención de Hugo, Profesor Lazhar y Soul Surfer. En este caso se ha preparado material para que los alumnos puedan reflexionar sobre algunos aspectos expuestos en las películas.

Las entradas para las películas de la tarde están a la venta en las parroquias de Valvanera, San Pablo Apostol y en La Redonda al precio de 3€ Las sesiones comenzarán a las 20 hrs.

El cine espiritual es una iniciativa que nació en 2004 en Barcelona y que se celebra en más de 60 ciudades de diferentes países.

jueves, 17 de enero de 2013

14 KILÓMETROS (Película)

"Catorce kilómetros" es la distancia que separa África de Europa por el Estrecho de Gibraltar. En África hay millones de personas cuyo único objetivo es entrar en Europa porque el hambre no entiende de fronteras ni de barreras. Este largometraje quiere aportar un poco de luz a las sombras de la inmigración. Buba Kanou, Violeta Sunny Sunny y Mukela Kanou emprenden un largo y peligroso viaje hacia Europa a través de Mali, Níger, Argelia y Marruecos y muestran ciertos aspectos no muy conocidos de la realidad africana.

Espero la Resurrección...


Confieso que hay...


REGÁLAME un cuento...


El grillo y la moneda
Un indio visitó a un hombre blanco en la ciudad. Los dos fueron por el camino y el indio se sintió confuso por todo lo nuevo. De pronto le dijo a su amigo:
- ¿Oyes lo que yo oigo?-
El blanco solo oía el ruido del transito.
- Oigo justo por aquí un grillo que canta -
- Seguramente te equivocas. Aquí no hay grillos -
Pero el indio se acercó a la pared de una casa, levantó un palito y allí descubrió un grillo.
- Los indios tienen el oído más fino que los blancos,- dijo el blanco.
Pero el indio contestó: -Te equivocas- y tiró una moneda al empedrado. Enseguida un par de personas se dieron vuelta.
- ¿Ves? -dijo el indio. -La moneda no hizo más ruido que el grillo.
 Autor desconocido

¿Cuántas cosas nos estaremos perdiendo de oír, ver, disfrutar, sentir y descubrir por la sencilla razón que prestamos solo atención a todo aquello que estamos acostumbrados?


domingo, 13 de enero de 2013

Creo...


Dejarse purificar - El Bautismo del Señor, Ciclo C

VIVIR EL DOMINGO Bautismo del Señor(C)

Lucas 3, 15-16. 21.22
"Juan con agua... Jesús con fuego"
En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. Él tomó la palabra y dijo a todos: Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego. En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cielo: Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto. 


INICIAR LA REACCIÓN
El Bautista no permite que la gente lo confunda con el Mesías. Conoce sus límites y los reconoce. Hay alguien más fuerte y decisivo que él. El único al que el pueblo ha de acoger. La razón es clara. El Bautista les ofrece un bautismo de agua. Solo Jesús, el Mesías, los "bautizará con el Espíritu Santo y con fuego".
A juicio de no pocos observadores, el mayor problema de la Iglesia es hoy "la mediocridad espiritual". La Iglesia no posee el vigor espiritual que necesita para enfrentarse a los retos del momento actual. Cada vez es más patente. Necesitamos ser bautizados por Jesús con su fuego y su Espíritu.
Estos últimos años ha ido creciendo la desconfianza en la fuerza del Espíritu, y el miedo a todo lo que pueda llevarnos a una renovación. Se insiste mucho en la continuidad para conservar el pasado, pero no nos preocupamos de escuchar las llamadas del Espíritu para preparar el futuro. Poco a poco nos estamos quedando ciegos para leer los "signos de los tiempos".
Se da primacía a certezas y creencias para robustecer la fe y lograr una mayor cohesión eclesial frente a la sociedad moderna, pero con frecuencia no se cultiva la adhesión viva a Jesús. ¿Se nos ha olvidado que él es más fuerte que todos nosotros? La doctrina religiosa, expuesta casi siempre con categoría premodernas, no toca los corazones ni convierte nuestras vidas.
Abandonado el aliento renovador del Concilio, se ha ido apagando la alegría en sectores importantes del pueblo cristiano, para dar paso a la resignación. De manera callada pero palpable va creciendo el desafecto y la separación entre la institución eclesial y no pocos creyentes.
Es urgente crear cuanto antes un clima más amable y cordial. Cualquiera no podrá despertar en el pueblo sencillo la ilusión perdida. Necesitamos volver a las raíces de nuestra fe. Ponernos en contacto con el Evangelio. Alimentarnos de las palabras de Jesús que son "espíritu y vida".
Dentro de unos años, nuestras comunidades cristianas serán muy pequeñas. En muchas parroquias no habrá ya presbíteros de forma permanente. Qué importante es cuidar desde ahora un núcleo de creyentes en torno al Evangelio. Ellos mantendrán vivo el Espíritu de Jesús entre nosotros. Todo será más humilde, pero también más evangélico.
A nosotros se nos pide iniciar ya la reacción. Lo mejor que podemos dejar en herencia a las futuras generaciones es un amor nuevo a Jesús y una fe más centrada en su persona y su proyecto. Lo demás es más secundario. Si viven desde el Espíritu de Jesús, encontrarán caminos nuevos.
José Antonio Pagola


jueves, 10 de enero de 2013

¡Exámenes!


Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.
Al ir, iban llorando, llevando la semilla;
al volver, vuelven cantando, trayendo sus gavillas.
(salmo 125)

Creo...


REGÁLAME un cuento...


Luz para el camino
Hace cientos de años en una ciudad de Oriente, había un hombre que caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.
La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.
En determinado momento, se encontró con un amigo. El amigo lo reconoció y le preguntó: ¿Bruno qué haces con una lámpara en la mano, si tu eres ciego?
El ciego le respondió: Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco las calles de memoria. Llevo la luz encendida para que otros encuentren su camino cuando me vean...
No sólo es importante la luz que me guía a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Podemos alumbrar nuestro propio camino y también ayudar con nuestra luz a que otros encuentren el suyo.
Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil. Muchas veces en lugar de ser luz y alumbrar a los demás, les aportamos nuestras propias sombras y les oscurecemos y dificultamos mucho más el camino.
Son las sombras del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento...